La distracción, una de las dimensiones del temperamento

 

Hola Karina hoy quería continuar con el tema del temperamento que nos ayuda a comprender la conducta de un bebé o un niño y hacer foco  de una de sus dimensiones que es el nivel de distracción. Cuando brindamos estimulación temprana o evaluamos a un bebé o a un niño debemos tener muy presente factores que pueden distraerlo ya que si en el ambiente hay muchos estímulos, como ruidos, voces de personas, luces, se puede provocar la distracción de un niño.

La Distracción es el grado en que el estímulo ambiental altera la conducta. Es importante observar la conducta del niño en diferentes contextos y en diferentes actividades, especialmente en aquellas que lo motivan y le interesan.

Hay momentos en que usar un estímulo para distraerlo es bueno. Por ejemplo si el bebé llora y se siente molesto cuando se lo está cambiando distraerlo con cosquillas y caricias estimulando el contacto afectivo ayuda a que se calme.

En el aula es importante poder tener en cuenta todos los estímulos, sería adecuado que cuando estamos trabajando con niños con discapacidad intelectual tanto los estímulos sean los relevantes a la temática que se está trabajando, muchas veces se cree que la gran cantidad de estímulos favorece el aprendizaje, pero lo cierto es que un exceso de estímulo genera mayor cantidad de distractores y obliga al cerebro a hacer un esfuerzo para poder mantener la información que no es importante en segundo plano.

Los niños con discapacidad intelectual presentan dificultades para jerarquizar los estímulos y muchas veces la información sensorial impacta en primer plano no logrando filtrar los estímulos poco relevantes con la concomitante dificultad para focalizar en la tarea que se le solicita.

Una de las habilidades cognoscitivas que permite anticiparse y seleccionar la conducta precisa es la función ejecutiva y la misma puede estar alterada por la inatención que se genera por falta de desarrollo de un adecuado control mental. El niño se muestra inestable, distraído e incapaz de terminar una tarea por sí solo, necesitando de un adulto que lo ayude.

Poder ir desarrollando el pensamiento, la capacidad de razonar, requiere de poder poner atención en los estímulos correctos y en la consigna: que puede de ir de decirle a un bebé “mirá la pelota” a “guarda y ordená los juguetes” a un niño pequeño o “sacá el cuaderno, y escribí la fecha de hoy”  a un niño en la escuela. Es importante tener siempre presente la dimensión afectiva cuando estamos ante un niño que se distrae fácilmente, es fundamental brindarles seguridad, cuidado, atención y amor.

En un niño oyente podemos comenzar a realizar a partir del año juegos donde se pueda discriminar entre el sonido y el silencio, estimulando así la concentración y la atención.

Por otro lado tener en claro cuáles son por ejemplo las conductas auditivas y linguísticas en cada etapa, nos ayuda muchísimo a detectar si las dificultades de distracción tienen un motivo asociado a una disfunción en su el desarrollo neurológico o están en relación con cuestiones psíquicas.

Tener en cuenta que a mayor edad los períodos de atención son mayores y las posibilidades de concentrarse sin distraerse también y que si a los tres años le cuesta concentrarse en un juego debemos consultar.

Siempre recordemos que existe una estrecha relación de constante intercambio entre el niño y su entorno, donde cada uno cumple un rol determinado: por un lado, el niño aporta receptividad y adaptabilidad, y a su vez el medio le proporciona afecto, estímulos, motivaciones y modelos para que él pueda apropiarse de ellos. Es importante destacar que en este proceso existe un período crítico, pues la adquisición tiene límites en el tiempo. Se considera que los tres primeros años de la vida son esenciales para el desarrollo de las habilidades futuras que se completan en la adolescencia y se apoyan en un sinnúmero de adquisiciones tempranas.

 

 

Prof. María Marta Castro Martín

Especialista en Estimulación Temprana/adecuada

 

 

El presente escrito pertenece a la Columna semanal de Estimulación Temprana del día 16 de mayo de 2014  del programa “Somos lo que hacemos” N° 1398. Primer y único programa diario de radio y tv por internet para cambiar la mirada social hacia la discapacidad, conducido por la Lic. Karina Vimonte; desde el 5 mayo de 2008 une comunicación y discapacidad. Se emite de lunes a viernes de 16 a 17 hs en vivo y en directo por Wox fm 88.3 (Rosario) en www.wox.fm y en www.discapacidad.tv

Curso on-line

Artículos de lectura

info@estimulosadecuados.com.ar